COMPOSICIONES







COSTUMBRES HUASTECAS.

Trataré en forma versificada de dar a conocer lo que cotidianamente acostumbran realizar los habitantes de Tantoyuca, lugar geográficamente localizado en el centro  norveracruzano, al que lamentablemente comunicaciones  no hace referencia en la vera de las carreteras restándole importancia ante las demás poblaciones situadas en la región.
Es el lugar en donde por las madrugadas y mañanas de saborea un café negro caliente con un pan de harina,  de maíz como los pemoles, y empanadas o bien una rica panela; antes de emprender sus labores.
Al desayunar, degustar unas enchiladas con cecina, carne de tazajo asada en un comal de lodo.
Saborear por el medio día un mole, pascal, u otro guisado condimentado por las amas de casa o bien sus cocineras, quienes por la noche invitan tomar como cena frijoles negros refritos acompañados de carne asada, salsa verde o chilepiquín con tortillas de maíz blanco siempre hechas a mano y cocidas en comal de lodo que fabrican indígenas de Chopopo.
Alimentos que han atraído para que en esta población se establezcan huastecos: tamaulipecos, potosinos, hidalguenses, queretanos y poblanos; para dedicarse a diferentes y distintas actividades.


 



LA PROMESA DEL INDIO.
 
Rodeado de cerros y hierbas de olor,
De un cielo claro, de un claro fugaz,
Se encuentra mi pueblo
Mi tierra natal.

Día domingo era, muy de madrugada;
Se oía de las campanas su repiquetear,
Y por lo camino y por las veredas
Se acercaban los indios
Como en un culebrear.

Y detrás de ellos sus fieles inditas,
De rebozo azul con muchas bolitas,
Llevando sobre él, lindas canastitas
Donde traen maíz y muchas cositas.

Otros, sobre sus espaldas grandes chiquigüitis,
Donde traen tamales de carne de olón,
Traen el morral, traen la reatilla, traen el petate
Y los alfajores con los apretones,
Y otras muchas cosas de buenos sabores,
Llegan al pueblo, por distintos lados
Y van a la misa con gran devoción;
Luego, muy ordenaditos van a sus puestos,
Como en gran procesión, a vender sus cosas
Con hierbas de olor.

Entre esos inditos, también nací yo,
Como los Beltrán, como Juan León Herrera,
Que fue un gran Profesor; como  el Ingeniero
Que también enseñó, cosas muy buenas
cuando fue Rector.

Yo lo prometo pueblito escondido, que
Este niño indio que viste nacer,
Salir de la escuela muy bien preparado,
Enseñar a los indios cosas muy buenas,
Pa/que nos conozcan allá por las Europas,
Allá por las Asías y las Inglaterras

Es mi promesa pueblito querido,
Pueblito que tienes la cera y la miel,
Pueblito que tengo dentro de mi corazón,
Pedazo de tierra que haz luchado siempre porque sea de México una gran Nación.







DOMINGO EN MI PUEBLO

Es costumbre de la gente, en mi pueblo;
Al derredor del kiosco platicar,
Asuntos comerciales, y los hombres regatear
Al comprar lazaderas, sombreros y morral.

Y, los jóvenes con bigote recortado,
Esperando en las bancas a las mozas
De mejillas pintadas, ver pasar
Sonrientes, volviendo de sus casas, salerosas.

Para guiñarles el ojo, y decirles: ¡ Adiós Preciosa ¡
En tus brazos me quisiera apretujar;
No importa el enojo de cuñados,
Ni corajes de papá y mamá.

La cara hermosa, sonrojada;
Con garbo y presunción al caminar,
Contonea su cuerpo para coquetear,
Son así, las mujeres de ésta, mi tierra natal.





EL INDIO HUASTECO

Les voy a dibujar en letras,
De cómo es el indio huasteco,
Huasteco limpio, el condenado,
Y, por cierto, muy mala hablado.

Calzón de manta trigueña
Con un morral bien terciado,
Por las calles del pueblo va
Con sombrero atravesado.

Él, es en su persona
Bigote mal recortado,
Ceja poblada, pelos parados
Y huarache agarvancillado.

Con machete a la cintura
De esos de cinta entera,
Con los tercios afilados
Para algo que se ofreciera.
Cuando por dentro lleva un trago
Y ojos rojos por lo que ha tomado,
Ofende al que se le acerque
Como cualquier desalmado.





INDIA HUASTECA.

De color moreno claro
Es la india huasteca,
De caminar cadencioso
Y con sonrisa coqueta.

Con porte muy elegante,
Con mirada hacia el frente,
cruza las calles del pueblo
admirada por la gente.

Con su  pelo muy largo
En trenzado reluciente,
Combinado con listones
De colores refulgentes.

Toda una mujer altiva
Pero de gran corazón,
Es la mujer huasteca
Dueña y ama de un amor.
.
Con dos volcanes al pecho
Y con cintura delgada,
De caderas pronunciadas,
La mujer huasteca, amada.







TANTOYUCA

TANTOYUCA
YAHE

Es Tantoyuca, hermosa y bella
Con sus recuerdos y tradiciones;
Luce orgullosa sus verdes montes
Y todos lloran por sus pasiones.

Siempre es sencilla y entrega al hombre
Cariño todo y el corazón;
Y cuando escucha sones, como su himno
Se muestra altiva, y con gran razón.

Ella es la cuna de hombres ilustres,
Con gran cariño muy recordados,
Que siempre a México dan prestigio
Escritores, científicos muy bien letrados.
En sus hermosas trovas huastecas
Son las mujeres su inspiración,
Como la Azucena y la Cecilia
Del visitante su admiración.

De hidalguenses y potosinos,
De los poblanos, tamaulipecos,
De queretanos; joya deseada
Por los hermanos pueblos huastecos.







LOS CHULES

Los Chules son una danza
De tierra veracruzana.
Del Norte del Estado
Tantoyuca y Ozuluama.

Teozintle, Diosa Náhuatl,
Ixtlizantli, Diosa Tének;
Que indígenas del Norte
Han adorado siempre.

Tan-tuyic y Ocelotl-lamatl
Chab vitzol alabel,
Colen danza de los Chules
Je alabel an bisnel.

Tantoyuca, siempre ha tenido
Rico folklore especial,
Tantoyuca ha sido Perla,
De la Huaxteca inmortal.







LOS HIGOS

Árboles testigos
Que han visto pasar,
Cien años transcurridos
Desde Tantoyuca mío
Mi hermosa tierra natal.
A Juárez han protegido
Hasta la época actual,
Y calladamente nos dicen:
No nos destruyan,
Recuerden que,
“El Respeto al derecho ajeno,
Es la paz “
En la estatua de Juárez
Lean en el pedestal.
Yo añoro aquellos naranjos
Con sus olores de azahar.
Que al salir de la misa,
Libres de todo pecado,
Nos invitan con su sombra,
Platicar y descansar.
Árboles que han adornado
Que han tratado de ignorar,
La ignorancia de la gente
Que sólo, les hace mal.






UNA VISITA AL MERCADO.

Por la Calle Democracia
De Tantoyuca, muy atentos.
Con cuidado descendiendo
Al mercado se dirigen
Para comprar alimentos.
Carpas multicolores
Que desde lo alto se ven,
Oferentes cubren vendimias
Que a cómodo costo dan
Para todas las familias.
Los gritos de vendedores
Que desde lejos se escuchan,
Son como coro de voces
Que en diferentes tonos
Anuncian los pormenores.
Se oye, al comerciante pintoresco,
Antiguamente varillero;
Aquí, baratos listones tengo
Son de bonitos colores
Pa/adornar tus trenzas, María Dolores.
En el piso y por los lados
Por donde el marchante pasa,
Encluquillada se encuentra
La huastequita María
Con flores de calabaza.
También a la venta tiene
De madera; cucharas,
Para agua fresca los guajes,
Para beberla huacales, y
Para los niños, sonajas.
Seguimos con nuestro andar,
Ofrecen hierbas de olor:
Cilantro, meciz, chunacates:
Que le dan a las comidas
Un especial sabor.
Siguen frutero y más verduleros:
Manzanas, mangos, melones,
Zanahorias, cebollas, romanitas,
Jitomates, nueces y cacahuates
Vendiendo a precios mejores.
Llegamos frente al mercado
Todos hacemos un alto,
Para poder buscar, que rumbo tomar,
Y seguir con bolsas en brazo
Pa/ terminar de mercar.
A la derecha, encontramos:
Pollos desnudos colgando,
Chorizo, moronga. Manteca,
Carne de cerdo  enchilada,
Lista para el comal y saborearla asada.
Estamos ya, del mercado en el umbral,
En chiquigüitis, pan de canela y pilón
Que lo compra mucha gente,
Lo saborean por la mañana
Con cafecito negro caliente.
Entrando por la derecha al mercado,
Distintos puestos de ropa,
De tallas y telas de diferentes colores,
Que ofrecen los comerciantes
Baratas en `precio mejores.
Si va uno hacia el otro lado,
Puestos de cinturones, relojes
Unisex, pilas, lámparas, cámaras,
Machetes, limas, sombreros;
Y hacia el fondo, especieros.
En la parte alta del mercado,
Encontramos las comideras;
Que venden el zacahuil, mondongo,
Adobo, caldo loco con frijolitos,
Todo barato, alimento pa/cualquiera.
Se extienden todas las vendimias
Por las calles adyacentes,
Del  Ganado, 16 de Septiembre,
Donde a queseros y tamaleros
Les compran toda la gente.
Ya hecha toda la compra
Realizamos el ascenso,
Al Parque Constitución llegamos,
Buscamos un buen escaño,
Pa/saborear un frío refresco.
Gracias por visitarnos
Paisanos y amigos nuestros,
Pero deben llevar también
las artesanías que aquí ofrecen
nuestros inditos huaxtecos.
(Año 2005)






MI PUEBLO

Las mañanas con viento fresco,
Frente a la calle, en el jardín de mi casa,
Veo como jóvenes y niños
Platicando, para la escuela pasan.

Solos o acompañados de alguien;
Sin son mujeres, con sus mejores galas;
De la clase alta, en sus lujosos carros,
Las de la media, y pobres; bien acicaladas.

El saludo, es  común en pueblo,
Quienes pasan en carro, inclinan la cabeza,
Los que a pie pasan lo hacen sonriendo
Levantan su mano, con destreza

¡Qué tierra tan hermosa es la provincia¡
La de mi pueblo, es la mejor;
Quienes salen de ella, regresan,
¿Será por el zacahuil o el chojol?

Yo creo que es, el cariño y gran amor
Que sentimos al salir;
Es que nos atrae mi pueblo
Para en él, vivir y morir.






LOS MUERTOS VIVEN.

En Tantoyuca, Octubre y Noviembre;
Es una gran algarabía,
Hace que el pueblo recuerde,
Que los muertos viven, esos días.

Los viejos, danza dejada,
Españoles por costumbre,
No hay persona que los admire
Y que con sus sones deslumbre.

La Fiesta de Todos los Santos
Que visitas esos días.
A la par que hombres que viven
Los muertos viven y bailan todavía.

Los paisanos que vinieron
A visitar a los muertos,
Les enviamos el recuerdo
De los bailes de Los Viejos.









LAS LAMENTACIONES.

Porque no vino un candidato
Lo lamentaron Tempoal y Platón;
También Chalma lo lamenta
Y Tantoyuca, se lamentó.

Se lamenta el ganadero,
El campesino se lamenta,
El empleado se lamenta, y,
El profesor se lamentó.

Y porque no pudo venir
Todos lo comentaron,
Los huastecos lloraron
Y todos, se lamentaron.





EL ALMENDRO

En el zócalo, parque que en mi pueblo llaman,
Está un almendro cuya sombra en tardes calurosas
Es, testigo fiel de enamorados, con palabras melosas;
Y los domingos de serenata, cuentos de jóvenes que
Les causan risotadas.

Caso curioso también, que este almendro por las mañanas;
Es punto de reunión de personas de edad mediana,
Cuyo cuchicheo morboso que en sus ojos se nota
Cuando frente a ellos pasa, una respetable dama.

Bajo ese almendro, y en su banca confortante
Se eligen, aunque usted no lo crea, a los gobernantes;
Desde el Presidente, hasta el comandante,
Ahí, encontramos todo el corum computante.

¿Quiénes forman el grupo?
Son de todos conocidos, flor y nata con prefijo ex;
Jueces, presidentes, diputados, ministros, senadores;
Con ello basta, ¿Para qué decir sus nombres señores?

Árbol de éste pueblo, que, también en mi tierra es:
Testigo de amores y donde cuentan cuentos los contadores;
Harás historia con la gente, sin querer;
Serás como el ahuehuete, aquel, donde lloró Cortés.
(Sep.08/79)





LAS QUEJAS DEL PUEBLO.

Señor, ¿Porqué mis hijos
Legítimos y adoptivos
Serán tan ingratos conmigo?

Mírame como me tienen,
Por donde ellos pasan
Tengo grandes heridas,
Pero, donde ellos viven
Tienen camas mullidas.

Hace muchos años
Era un pueblo humilde,
Pero orgullosamente mostraba:
Calles muy limpias
Pero bien empedradas.

Recuerdo como mi parque
Coronel Julián Herrera lucía orgulloso:
La capilla, la iglesia,
La estatua de Juárez;
Con su flores de azahar,
Como añoro esos días.

Hoy, lo ocupan los nietos
Y bisnietos de mis hijos
Con construcciones
En lugar de hermosos higos.

¡Que injusticias comete la vida!
Ya no me tienen como antes,
Me han robado la belleza
La atracción de visitantes.




.

EL INDITO SE VA

El indito huasteco se va,
Para la frontera del Norte,
Buscando la mejor vida
Sin dinero y pasaporte.

Deja a esposa y a sus hijos,
Aún faltando a su deber,
Con unos cuantos centavos
Para que puedan comer.

Porque en su tierra huasteca
Los hombres adinerados,
Entre mas el tiempo pasa
Los quieren ver mas fregados.

Allá, por aquellos lugares,
Dejan juventud y fuerza,
Hasta su lengua materna
Con las costumbres huastecas.

Regresan con un carrazo
Y con sus lentes obscuros,
Volanteando en la ciudad
negando ser indio puro.

Los Gobiernos del país
Ellos son los responsables,
Que el indio niegue su origen
Traiga mochilas y no morrales.

En lugar de camisa blanca
Con un cuello de color,
Una vistosa chamarra
Que en la espalda dice: New York.

Adios al nidio de origen,
El sembrador de los campos,
Sólo lo podremos ver
Allá por Todos los Santos.

De su lengua, ni se acuerdan
Porque se habla en Monterrey,
Ahora al estar de acuerdo
Solo contesta O`key O´key.

Ah, cuando se va a comunicar,
Toma una pose especial,
Y recargado en el coche
Saca pronto el celular.

Ya no dice Alhuiche,
Ahora dice “Aló” “Aló”
Y si alguno lo ve,
Se cree, como gran señor.

Principia su perorata
Oye, y se carcajea;
Para que otros lo escuchen,
Y que todo mundo lo vea.

Ya  el indito se va
Abandona la Huasteca,
Prefiriendo los Hok Dog
Que a comidas con manteca





COALICIÓN DE TRABAJADORES

Hoy rendimos homenaje
Al trabajo y trabajador,
Que muríó en mayo primero
Por armas del explotador.

La intención que/llos tuvieron,
Mejoramiento sin distinción
Y acabar con los caciques
Que les causaban dolor.

Loor eterno a los de Chicago,
A los de Cananea Sonora
A los de Río Blanco Veracruz
Por su jornada de ocho/ras.

Los recuerda el campesino,
El obrero, el profesor,
El burócrata empleado;
Con una gran devoción.

Tantoyuca ha sido  ejemplo,
Ejemplo de redención,
Al unir trabajadores
Formando una coalición.

¡Viva! ¿Qué viva el trabajador!
Fuente para un país mejor,
Que enaltece al ser humano
Y defenderlo es un honor.

¡Que Mueran! ¡Que mueran! ¡Que mueran!
Aquellos los esquiroles,
Los que/n cualquier movimiento
Se creen que son los mejores.

Son los vendidos, los arrastrados;
Los que piensan para sí mismo,
Los que no enseñan a sus hijos
Lo que sí encierra el Civismo.

¡Trabajador, no te doblegues!
Lo justo estás pidiendo,
El pueblo todo comenta
Que te lo estás mereciendo.

Porque el hombre no tiene pacto,
Enojado sin razonar,
Lo que siempre ha motivado
La Revolución Social.

Los que en/ella no participan
Porque han recibido justicia,
¿De manos de quién? Preguntan,
Pues, de manos de la inmundicia




LA BOTELLA

Como noctámbulo, con paso incierto por las calles;
El recuerdo a mi mente, viene ella;
El brazo extiendo para tomar
A la que hace olvidar recuerdos: La Botella.

En contraste de lo que siempre fui
Cuando se trataba de alagar a las mujeres,
Lo que jamás, a mis amigos permití
Levantar la copa y brindar por sus quereres.

Que cambios y sorpresas de la vida
El hombre tiene al caminar por ella.
No es posible que sus penas quiera olvidar
Llevando con sus amigos, en alto La Botella.

Maldito pensar, pensar maldito
Que nos hace llegar a esta meta negativa,
Que ingratos son aquellos recuerdos
Que nos hacen dudar de nuestra vida.

Vida Ingrata, Ingrata vida;
Que supuestamente gozamos todos de ella,
No es posible que nosotros creamos
Olvidar ingratitudes en pos de un botella.

Se justifica que con ello, es cierto
Tomar y tomar copas, todos saben que es mal
Los viejos nunca de han equivocado
Al decir que el hombre, es el peor animal











Prof. Héctor Gónzalez Ostos.

Leer Mas......